FANDOM


Reserva Forestal Thomas van der Hammen Wiki

Cz4nzSzWIAEYFHs

El origen de la Reserva Forestal Regional Productora del Norte de Bogotá, “Thomas van der Hammen” se remonta a la expedición, por parte de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca - CAR de la Resolución 305 del 8 de marzo de 1999, por la cual resolvió no aprobar el Plan de Ordenamiento Territorial de Santafé de Bogotá, D. C., porque no preveía los impactos ambientales sobre el desarrollo regional y los municipios vecinos y planteaba una expansión indefinida de la ciudad sobre el Borde Norte porque implicaría la conurbación de Bogotá con los municipios de Chía y Cota, lo cual era incompatible con la conservación de la Sabana de Bogotá, de los ecosistemas estratégicos como los cerros, bosques relictuales, humedales, quebradas y el río Bogotá

☀RESOLUCIÓN No. 00835 DE 2015 - POR MEDIO DE LA CUAL SE DECLARA DE UTILIDAD PÚBLICA E INTERÉS SOCIAL ÁREAS DE TERRENO PRIORITARIAS PARA CONSOLIDAR LA CONECTIVIDAD ECOLÓGICA, PROTECCIÓN Y RESTAURACIÓN DE LOS VALORES AMBIENTALES ENTRE LOS CERROS ORIENTALES, EL ÁREA DE RESERVA FORESTAL REGIONAL PRODUCTORA DEL NORTE DE BOGOTÁ D.C. “THOMAS VAN DER HAMMEN” Y EL RÍO BOGOTÁ Y SE ADOPTAN OTRAS DETERMINACIONES.

Importancia de la reserva Thomas Van Der Hammen desde el punto de vista ambiental Editar

La reserva Thomas Van Der Hammen contribuye a conservar la estructura ecológica principal de la capital. Es un sistema que trabaja armónicamente y conecta varios ecosistemas en especial los Cerros Orientales con los Cerros Majuy en Cota . Su sistema geomorfológico se encuentra dividido en 5 sectores: montaña, piedemonte, humedales, altiplanicie y valle inundable, cada uno de ellos se integra en un sistema, que funciona de forma dinámica en relación con el agua [1]. Esta reserva es de gran importancia porque además incluye dos áreas de drenaje: el humedal de Torca-Guaymaral, en el nororiente y el humedal de La Conejera en el noroccidente, los cuales tributan al río Bogotá. La conectividad hídrica, de las aguas superficiales en tres ejes, que corresponden al canal de Torca-Guaymaral, los vallados paralelos a la vía Cota-Suba y la quebrada La Salitrosa, son  ecosistemas naturales, con gran número de funciones ambientales, principalmente albergues de la diversidad biológica, reguladores de microclima local y de los caudales hídricos [Gómez Rodríguez D]

Adicional a esto, la reserva presta servicios paisajísticos y de recreación al que las personas tiene  acceso. Dentro de la reserva se encuentran el bosque las Mercedes que sirve como cobertura vegetal  del humedal La Conejera y la quebrada La Salitrosa. También existen capas freáticas según estudios realizados por expertos, cerca de 486 especies vegetales.

La reserva Van der Hammen es habitad para especies avícolas especiales como Tingua bogotana, el Chamicero, el Chirriador y el Cucarachero sin contar las 23 especies de mariposas que fueron descubiertas en el interior de la reserva.

El bosque de las Mercedes es el último relicto de bosque (aquel que resulta un remanente de otro mucho más amplio que ha perdido gran parte de su superficie)   dela sabana de Bogotá. Es una zona adecuada para realización de restauración ecológica y siguiendo con estas actividades para reproducir el bosque y luchando por mantener la zona como reserva, ésta, podría convertirse en el bosque urbano más grande del mundo.

La reserva cuenta con muchos aspectos ambientales importantes fuera de los ya nombrados, entre ellos la captura de CO2 debido a la gran arborado existente lo cual hace que la reserva sea de fundamental para la calidad del aire de la capital. Además, por medio de la restauración ecológica y siembre de plantas, se da cabida a bosques nativos, promoviendo la diversidad de especies tanto vegetales como animales y reduce los impactos de la deforestación de la Sabana.

Los suelos se vuelven más productivos gracias a que las aguas subterráneas mantienen niveles muy cercanos a la superficie, aun en épocas de sequía.

“La fuente primaria es el agua lluvia que cae con mayor intensidad sobre los cerros en este área donde las condiciones hidroclimatológicas son más húmedas que en el resto de la Sabana; el agua se infiltra hacia los acuíferos en los cerros y circula dentro de los suelos profundos del piedemonte, alimentando en este sector el sistema subterráneo a través de los depósitos hacia la altiplanicie.  Las corrientes de aguas superficiales forman las quebradas que junto con la escorrentía sub superficial alimentan el humedal Torca-Guaymaral.”

Bienes y servicios ambientales que ofrece la reserva Thomas Van Der Hammen Editar

Como ya se mencionó en la importancia ambiental de la reserva Thomas Van Der Hammen, ésta nos brinda muchos bienes y  servicios eco sistémicos abarcando los aspectos más representativos del medio. A continuación se nombran algunos de estos bienes y servicios tomados del Plan de Manejo Ambiental de la Reserva Forestal Regional Productora 7-1 del Norte de Bogotá D.C. “Thomas van der Hammen” numeral 5 Y 7, SINTESIS AMBIENTAL Y COMPONENTE DE ORDENAMIENTO  respectivamente emitido por la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR):

Ø  Provisión de agua

Ø  Provisión habitad fauna

Ø  Provisión habitad flora

Ø  Producción neta de materias primas

Ø  Provisión de Recursos genéticos

Ø  Provisión de Generación de energía

Ø  Provisión de alimentos

Ø  Provisión de acuíferos tanto libres como confinados

Ø  Regulación de agua

Ø  Regulación de pestes

Ø  Moderación de movimientos en masa

Ø  Moderación de eventos extremos por precipitaciones

Ø  Reducción del impacto de las inundaciones en los territorios bajos urbanizados

Ø  Moderación de eventos extremos por sequias

Ø  Almacenamiento de carbono en biomasa aérea

Ø  Captura de material particulado

Ø  Regulación de Gases contaminantes

Ø  Regulación Gases efecto invernadero

Ø  regulación a los fenómenos de cambio y variabilidad climática

Ø  Captura de carbono

Ø  Captura de CO2

Ø  Desnitrificación

Ø  Protección del suelo

Ø  Ciclaje de nutrientes

Ø  Polinización

Ø  Generación de conectividad espacial

Ø  Control Biológico

Ø  Biodiversidad

Ø  Disfrute estético

Ø  Turismos y actividades de recreación

Ø  Inspiración por la cultura, el arte y el diseño

Ø  Patrimonio cultural

Ø  Sentido de pertenencia

Ø  Espiritual y religioso

Ø  Educación e intereses científicos-investigación

Ø  Existencia y legado

Conectividad-van-der-hammen-0

Tipo de ecosistema de la reserva Thomas Van Der Hammen Editar

La Reserva Forestal de Bogotá “Thomas van der Hamme, según el “sistema de zonas de vida de Holdridge”, las formaciones vegetales que existirían en la región, en estado de conservación y sin la presencia de asentamientos urbanos, sería el bosque alto andino cruzado por vegetación riparia en la línea de las quebradas, corrientes menores y del río Bogotá. Restos del bosque andino aún se observan en los Cerros Orientales. En la parte baja, aún permanecen tramos con algunas especies de vegetación riparia (sauce llorón, por ejemplo) paralela a riachuelos, en humedales y cerca al río Bogotá.

Mapa-ecosistemas-0

Como la reserva Thomas Van Der Hammen puede ser un elemento de mitigación y adaptación al cambio climático. Editar

La Reserva Forestal de Bogotá “Thomas van der Hammen” contribuye a la adaptabilidad del cambio climático mitigando el aumento de la temperatura del planeta.

Su preservación se vincula con iniciativas globales frente a la crisis civilizatoria y a los acuerdos suscritos por Colombia en el COP21.

Sirve de dique contra la conurbación de Bogotá con Chía y Cota lo que contribuye a detener la expiación de la ciudad, con esto se reduce la utilización de vehículos en la zona productores de grandes cantidades de CO2.

La reserva Van der Hammen aporta a la adaptación y mitigación frente al cambio climático dándole a Bogotá un espacio verde que ayuda a contrarrestar sus emisiones, ser más resiliente y reducir la vulnerabilidad y los riesgos relacionados con la variabilidad climática

Arboles-ciudades-infografia

Formulación de una propuesta para la restauración de la reserva Thomas Van Der Hammen. Editar

RESTAURACIÓN ECOLOGICA CON PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

La restauración ecológica es la aplicación de técnicas y estrategias destinadas al restablecimiento parcial o total de la estructura y función de los ecosistemas perturbados (Barrera & Ríos, 2002). La restauración va acompañada de la sucesión ecológica, que es el proceso de desarrollo del ecosistema hacia una mayor productividad, estabilidad y control del ambiente por los seres vivos; en esta se reemplazan unas especies por otras a través del tiempo (Guariguata, 2002).

El objetivo de esta estrategia es la rehabilitación de ecosistemas deteriorados, hasta que puedan regenerarse por si solos, sin intervención humana en un tiempo adecuado, ya que la idea es mantener la Reserva como un área de protección y conservación, lo cual es el objeto final de la restauración ecológica.

Para este caso se propone el método de repoblación de siembra, que consiste en la colocación de semillas directamente en el terreno a repoblar, en la Reserva Thomas Van Der Hammen se pretende repoblar con árboles nativos como Cedros, Nogales, Robles, Chirlobirlos, Sietecueros, Alisos, Arrayanes, Manos de oso, Raques, Espinos, Chilcos (Fundación Naturaleza y patrimonio, 2017).

PROCEDIMIENTO

A continuación se describen los pasos para desarrollar un proyecto de restauración ecológica con participación comunitaria, según Vargas (2011), estos son:

1.       Definir el ecosistema de referencia: El ecosistema de referencia sirve de modelo para planear un proyecto de restauración y más adelante, para su evaluación.

2.       Evaluar el estado actual del ecosistema: Se establecen las condiciones previas y actuales del ecosistema, teniendo en cuenta las condiciones del paisaje, bióticas y abióticas.

3.       Definir las escalas y niveles de organización: Se determinan si el área pertenece a escala local o regional, así como los niveles de especie y de comunidad, con el fin de iniciar a establecer los objetivos del proyecto de restauración ecológica.

 

4.       Estimar el nivel de disturbio del ecosistema: Se definen si son naturales o antrópico, incluyendo su frecuencia y magnitud. 

5.       Participación comunitaria: Identificar la población aledaña al ecosistema y sus principales actores, así como las necesidades locales. Es de gran importancia investigar la aceptabilidad que tendría el proyecto de restauración en el entorno socioeconómico presente en el área e incentivar a la participación de la población en las jornadas de siembra.

6.       Evaluar el potencial de regeneración: Se refiere al conjunto de especies nativas y su trayectoria sucesional, por ende, se determina la disponibilidad de especies en la región, su ubicación, abundancia y etapa sucesional.</p>

7.       Establecer limitantes para la restauración: En esta fase se establecen los factores que impiden, limitan o desvían la sucesión natural en el área por disturbios naturales y antrópicos, estos limitante pueden ser ecológicos (eventos y fenomenos naturales) o socioeconómicos (políticos, económicos, conflictos de uso del suelo) (Vargas et al., 2007). Algunos ejemplos son: Ausencia de un banco de semillas del ecosistema original, presencia de especies invasoras, restricciones climáticas, plagas, etc.

8.       Seleccionar las especies adecuadas para la restauración: La selección de especies para la restauración es un aspecto muy importante, puesto que el éxito de los proyectos depende de la capacidad para dicha selección.

9.       Propagar y manejar las especies: Se debe establecer las cantidades de material necesarias y suficientes para el área a intervenir, además de asegurar la propagación de las especies de forma vegetativa, ya sea por rizomas o segmentos de órganos como tallos y hojas, debido a que será un proyecto con participación ciudadana.

10.   Elegir el área a intervenir: La elección de un área destinada a restauración ecológica debe justificarse en una priorización técnica, basada en las necesidades de la comunidad, además de estrategias de conservación, o de las políticas de gestión de las entidades locales y regionales (Salamanca & Camargo, 1996). 

Una vez se ha seleccionado el área a restaurar, se debe realizar un diagnóstico detallado que incluyan aspectos como el estado de alteración, el potencial biofísico de restauración, el potencial social, los condicionantes y régimen de disturbio natural y antrópico, además de los aspectos  físico, biótico y socio económico (Salamanca & Camargo, 1996).

11.   Monitorear el proceso de restauración: Consiste en el seguimiento y evaluación continuos de los cambios que experimenta el ecosistema, en las distintas etapas de la restauración ecológica, con el objeto de ajustar las condiciones y prácticas si es necesario, además de evitar cualquier tipo de inconvenientes durante el proceso, así mismo  permite determinar si la estrategia de manejo implementada está cumpliendo con el objetivo propuesto.

12.   Consolidar el proceso de restauración: En esta fase se evalúa si se han superado casi todas los limitantes a la restauración y que se cumplieron con los objetivos planteados, así mismo las actividades de mantenimiento y monitoreo deben indicar que el proceso el proceso fue satisfactorio, el ecosistema debe mostrar síntomas de autosostenimiento, con recuperación de fauna y restablecimiento de servicios ambientales.

RECOMENDACIONES (MAVDT, 2003):

·        Algunas recomendaciones para la restauración ecológica son: <p align="justify">·     Identificación de especies pioneras con potencial para restauración a partir de estudios de dinámica sucesional, además de sus preferencias ambientales.

·        Métodos de propagación más efectivos y económicos para estas especies.

·        Participación de los mecanismos naturales de regeneración (banco de plántulas, banco de semillas, rebrotes, etc) en propagación de las especies.

·        Comportamiento posplantación de estas especies en cuanto a sobrevivencia y tasas de crecimiento.

·        Efectividad de medidas complementarias a la siembra: erradicación de especies agresivas, perchas y sombreado artificial, fertilizado, construcción de trinchos, etc.

Df0eca17969715.562c19aac2377

Ventajas y desventajas para desarrollar la restauración de la reserva Thomas Van Der Hammen. Editar

Ventajas Editar

-Se restituye el equilibrio natural, consolidando los ecosistemas naturales, algunos en vía de extinción.

-Se potencializa la conectividad hídrica de las aguas superficiales entre áreas tan importantes como el canal de Torca-Guaymaral, los vallados, vía Cota-Suba, la quebrada La Salitrosa, que tienen importantes funciones ambientales, siendo albergue de diversidad biológica, reguladores de microclima local y de los caudales hídricos.

-Se potencializa el almacenamiento de agua, ya que posee una amplia zona de recarga y niveles arenosos  y de gravas.

-La reserva cumpliría un papel importante en la mitigación y adaptación, ya que incrementando la zona forestal, las ventajas serían captura de carbono, mejoramiento del paisaje y  control de inundaciones.

-Al restaurarse y protegerse, sería una fuente de investigación y educación ambiental.

-Valorización de las viviendas de la zona.

Desventajas Editar

-Aumento del valor del avalúo catastral de los propietarios de las viviendas de la zona, aumentando tarifas de impuestos.

-Afectación de intereses particulares, con respecto al crecimiento de las actividades económicas.
Restauracion-ecologica-960x623

REFERENCIAS

Así fue la primera siembra ciudadana en la Reserva Thomas Van der Hammen. (2017). Fundación Naturaleza y Patrimonio. Revisado el 19 de Febrero de 2017, recuperado de http://naturalezaypatrimonio.com/asi-fue-la-primera-siembra-ciudadana-en-la-reserva-thomas-van-der-hammen/

Barrera, J & H, Ríos. 2002. Acercamiento a la ecología de la restauración. Perez- Arbelaezia (13) : 33- 46.

Guariguata, M., 2002. Pautas conceptuales y metodológicas para la planificación, ejecución, y monitoreo de faenas de restauración ecológica. En: Memorias del Seminario - Taller Enfoques y metodologías de investigación para reforestación y restauración ecológica. Ministerio del Medio Ambiente - Corporación Nacional para la Investigación y el fomento forestal CONIF. Bogotá D.C. Julio 11 -12 de 2002.

MAVDT. (2003). Restauración de ecosistemas a partir de la manejo de la vegetación - Guía metodológica. Bogotá.

Salamanca, B. & G, Camargo. 1996. Protocolo Nacional de Restauración de Ecosistemas Colombianos. Instituto de Hidrología, meteorología y estudios ambientales IDEAM.

Vargas, O. (2011).Restauración ecológica: biodiversidad y conservación. Ecological Restoration: Biodiversity and Conservation. Grupo de Restauración Ecológica, Departamento de Biología, Universidad Nacional de Colombia.

https://justiciaambientalcolombia.org/2016/02/15/manifiesto-reserva/

http://biblovirtual.minambiente.gov.co:3000/DOCS/NORMAS/2014/ACUERDOS/AX4-AC00212014.pdf